La Enseñanza del Algoritmo de la División Aplicada a la Solución de Problemas

María Cristina Téllez Gutiérrez

Los algoritmos son una herramienta cultural que se ha desarrollado como una forma de ayudar a que la gente resuelva de manera más eficiente los problemas cotidianos a los que se enfrenta, sin embargo se observa que los alumnos a pesar de conocer los algoritmos en muchas ocasiones desconocen las situaciones apropiadas para su aplicación y no saben aplicarlos de manera correcta para resolver problemas de la vida diaria.

Se ha observado que entre las principales causas de lo anterior se encuentran las siguientes (Flores, 2005): se enseña la definición del algoritmo (suma resta, multiplicación, división), se pasa después a su ejercitación y por último a su aplicación para solucionar problemas; se enfatiza más el aprendizaje del procedimiento que el significado del algoritmo; no se valoran los procedimientos no algorítmicos, por lo que no se aprecian las respuestas espontáneas de los alumnos; y asimismo tampoco se reconoce a los errores como valiosos para comprender los procesos de comprensión de los alumnos y como una oportunidad de aprender.

Todo lo anterior tiene como consecuencia que los alumnos no sepan reconocer qué algoritmo emplear para resolver un problema, que se sientan limitados para emplear formas no algorítmicas alternativas para solucionar un problema y finalmente que la comprensión que tienen de los algoritmos y de su utilidad resulte superficial (Marton y Neuman,1996; Flores,2005).

En el caso del algoritmo de la división, las dificultades de los alumnos se manifiestan en mayor medida debido a que el aprendizaje de la división es el más difícil de todos los algoritmos ya que cuenta con características en su resolución que la diferencian de las otras operaciones, entre éstas se encuentran las siguientes: se lleva a cabo de izquierda a derecha mientras que todos los demás se ejecutan de derecha a izquierda, aporta dos resultados (cociente y residuo) mientras que en los otros se busca un solo resultado, tiene una fase de estimación o de tanteo que no existe en las demás operaciones, requiere que los otros

Se agradece el apoyo brindado por la matemática Amaya Olaizola Petrich en la elaboración de este trabajo algoritmos estén automatizados, y además conlleva ciertas prohibiciones como que el residuo no debe ser mayor que el cociente (Defior, 2000).

Considerando las dificultades que los alumnos presentan para el aprendizaje del algoritmo de la división y para la corrección de los posibles errores que se manifiestan más comúnmente entre los estudiantes, en el presente trabajo se presenta una guía para la identificación de los errores y una propuesta alternativa para la enseñanza de la división que pretende favorecer que los alumnos comprendan la noción de división así como su relación con el algoritmo y que de esta manera se percaten de sus errores y eventualmente puedan evitarlos o corregirlos.

 

 

Descargar PDF

Mostrar el formulario de comentarios