Manual de apoyo para padres y madres cuyos hijo(a)s (as) presentan dificultades en su aprendizaje

 

Elizabeth Barreto Martínez

Rosa del Carmen Flores Macías

Descargar PDF 

I N T R O D U C C I Ó N

El ser padre o madre es una de las ocupaciones más difíciles, a la que la mayoría de nosotros nos enfrentamos, muchas veces sin habernos preparado. 

Las prácticas educativas que adoptamos con nuestros hijo(a)s generalmente vienen de experiencias que muchas veces se han ido trasmitiendo de generación en generación y hemos adaptado de acuerdo a la época. Hay que considerar que las generaciones anteriores no tenían a su alcance la información profesional de especialistas o investigaciones en el campo de la paternidad. Actualmente se cuenta con infinidad de artículos, libros, guías y/o manuales que pretenden guiar y apoyar al padre y a la madre en diversos aspectos y que responden a la preocupación de ellos (as) por prepararse para contribuir óptimamente a la educación  y el desarrollo de sus hijo(a)s (as).

Esta preocupación es más acentuada en los padres y madres cuyos hijo(a)s (as) enfrentan problemas en el desarrollo y en la escuela. Frecuentemente ellos (as) no cuentan con una guía de cómo apoyar a su hijo(a) (a) para subsanar sus dificultades. Este manual va dirigido a los padres que tienen hijo(a)s con problemas de aprendizaje y tiene como objetivo brindarles orientación para apoyar a sus hijo(a)s en su desempeño escolar. Los padres son quienes promueven la unión y los valores familiares, estableciendo una idea de confianza, respeto, aceptación y cariño entre ellos y sus hijo(a)s. Por tal, el presente manual, parte de un enfoque positivo que da valor a los aciertos de los papás y mamás en la formación de hábitos en sus hijo(a)s que promueven su desarrollo y su seguridad.   

El manual esta dividido en cuatro secciones en las que se abordan temas que de acuerdo a nuestra experiencia en el PAES son objeto de reflexión y preocupación para padres de alumnos(as) con problemas de aprendizaje:

1.    ¿Cómo favorecer la Inteligencia de su hijo(a)?

¿Qué es la inteligencia?

¿Qué es el aprendizaje?

¿Qué es la motivación?

2.    ¿Qué son los problemas de aprendizaje

¿Cómo se manifiestan?

¿Cuáles son sus consecuencias negativas? 

3.    ¿Cómo educar positivamente?

 Se espera que los padres y madres desarrollen habilidades, para:

·         Saber identificar y descubrir lo positivo.

·         Reconocer las fortalezas.

·         Reconocer los pequeños logros.

·         Reconocer las preferencias.

·         Establecer reglas claras.

·         Comunicarse asertivamente.

·         Plantear metas reales para su hijo(a). 

4.    ¿Cómo favorecer que mi hijo(a) haga su tarea?

Se aborda la situación de la realización de la tarea, con la finalidad de que los padres desarrollen habilidades dirigidas para incidir en la autorregulación de sus hijo(a)s, mejorar la comunicación y la negociación. Los temas que se desarrollan son:

·         Favorecer la involucración de los hijo(a)s en las tareas escolares. Organización y planeación de la tarea: Establecer horarios para realizar tarea e identificar material necesario para hacer la tarea.

·         Supervisar la motivación: Estimular y motivar a su hijo(a)  durante la realización de la tarea y apoyar a su hijo(a) cuando lo solicite.

·         Revisión de la tarea.

1ª SECCIÓN

 

¿CÓMO FAVORECER LA INTELIGENCIA DE SU HIJO(A)?

 

Mitos y realidades de la Inteligencia.

        Desde la antigüedad, la gente solía pensar que los alumnos(as) que no progresaban en la escuela no eran inteligentes. Así mismo, se creía  que los(as) bebés nacían con un nivel determinado de inteligencia y que nada podía hacerse para cambiarlo. Ninguna de estas cosas es cierta, sin embargo actualmente hay muchos padres que continúan creyendo que esto es verdad.

        Es importante que usted como padre o madre conozca mitos y realidades sobre la inteligencia, para entonces formarse una idea positiva sobre la inteligencia de su hijo(a). ¿Cómo percibe que su hijo(a) es, una persona lista o no? Quizá su opinión se basa en la manera de comportarse de su hijo(a) y  lo que usted considera al juzgar la inteligencia de los demás.

Los mitos sobre la inteligencia:

La inteligencia sólo se nota en la escuela.

  • La gente erróneamente cree que la inteligencia es la capacidad de estudiar, sobre todo enfatiza las habilidades académicas; sin embargo, no siempre es así.

        Hay personas que destacan en la escuela y poseen  excelentes calificaciones, sin embargo otras personas no poseen calificaciones excelentes en la escuela pero destacan en el área musical, lingüística, o bien triunfan en el mundo de los negocios, en los deportes o en su vida personal, etc. Para triunfar tanto en los negocios como en los deportes, se requiere ser inteligente, sólo que en cada área se emplea un tipo de inteligencia distinta. No mejor ni peor, pero si distinta. Por ejemplo el científico Einstein (el inventor de la teoría de la relatividad) no poseía mayor inteligencia que Gabriela Guevara (una corredora mexicana, medallista) más bien sus inteligencias se manifiestan en áreas diferentes.

 Ejemplo.

El  Doctor Robert Jarvik, inventor de un modelo de corazón artificial, tuvo que estudiar en una facultad de medicina italiana porque sus notas de escuela secundaria eran demasiado bajas para poder entrar en la facultad de medicina norteamericana (Webster, citado en Papalia, 1988).

   El ejemplo mencionado nos muestra que la sociedad da una gran relevancia a las calificaciones sin embargo como es el caso del Dr. Jarvik, aún cuando tuvo calificaciones bajas pudo llegar a ser un gran inventor.

La inteligencia es heredada.

 

 
  •  Se cree que  la inteligencia es hereditaria. Se piensa equívocamente que los genes de una persona desde que nace determinan su inteligencia y que a lo largo de su vida tendrá la misma.

Las realidades sobre la inteligencia son:

Los padres pueden hacer la diferencia.

  • Los expertos señalan tres conductas inteligentes particulares de alguien inteligente:

1) Ser capaces de resolver problemas prácticos. 

2) Ser hábil verbalmente.

3) Ser competente socialmente.

  • Estudios recientes en psicología indican que el ambiente influye considerablemente en la inteligencia y que la inteligencia puede cambiar si los padres proporcionan condiciones apropiadas en el ambiente de su hijo(a).

Ejemplo de investigación (Papalia, 1988)

Jaime es un gemelo que fue criado por un pescador de muy bajo nivel cultural en un ambiente con muy poca estimulación  y Carlos, su gemelo, fue criado por una familia con mucho más recursos, en un ambiente en el cuál los padres se preocuparon por hacerlo independiente en su persona (higiene, estudios, etc.), lo motivaron para tener varias experiencias, como leer libros que le agradaban, hacer crucigramas, etc.; así mismo, se comunicaban por medio de un lenguaje amplio, le apoyaron con el estudio de una segunda lengua, manejo de Internet, etc. La evaluación que les realizaron a estos gemelos reportó que hubo diferencias en pruebas de inteligencia de 20 puntos a favor de Carlos que creció en un ambiente más estimulante.

       En el ejemplo anterior, se ilustra que si unos gemelos se crían en medios distintos, sus coeficientes intelectuales (CI, término que los psicólogos emplean para determinar el nivel de inteligencia”) serán distintos. En efecto, el gemelo criado en un medio ambiente interesante y animado como es el caso de Carlos adquiere un CI más alto que aquel que es criado en un hogar  con poca estimulación como fue el caso de Jaime.

       Estos estudios demuestran que la inteligencia puede ser modificada si se brinda un ambiente educativamente enriquecido y si hay apoyo en la familia.

Recuerde la inteligencia de su hijo(a) puede cambiar

 

Actividad:

        A continuación reflexione y escriba sobre sus creencias acerca de la inteligencia de su hijo(a) y luego compare su punto de vista con la lectura Mitos y Realidades.


      

      Si consideramos que el ambiente influye en la  inteligencia, usted como padre o madre puede hacer mucho al respecto brindando un ambiente más estimulante.

       La investigación ha mostrado que los padres cuyos hijos(as) van bien en la escuela y en su vida en general, presentan ciertas características que se relacionan con el crecimiento intelectual (Clarke, Stewart, 1977; White, 1971):

  • Suelen ser padres tiernos, sensibles y cariñosos.
  • Aceptan el comportamiento adecuado de sus hijo(a)s y los dejan explorar y expresarse.
  • Cuando quieren cambiar el comportamiento inadecuado de sus hijo(a)s emplean la negociación en lugar de imponer reglas rígidas.
  • Utilizan un lenguaje claro y objetivo.
  • Animan a la independencia, a la creatividad y al progreso de sus hijo(a)s, leyendo libros, enseñándoles y  jugando con ellos.
  • Dan a sus hijo(a)s un sentido de control sobre el ambiente.

Hay diversas formas de inteligencia.

  Como padre es relevante saber que tanto su hijo(a) como todas las personas tenemos un amplio rango de habilidades y capacidades.  Hoy en día, sabemos que existen múltiples inteligencias, presentes en todas las personas. Éstas se encuentran desarrolladas en diferentes grados en cada persona

El Psicólogo Howard Gardner nos enseñó que igual que hay muchos tipos de problemas que resolver, también hay muchos tipos de inteligencia. Hasta la fecha Howard Gardner y su equipo de la Universidad de Harvard han identificado ocho tipos distintos.

 

 

 
 
 
 
 

        Naturalmente todos tenemos todas las inteligencias en mayor o menor medida;  éstas funcionan de manera conjunta, se coordinan para resolver problemas de la vida diaria y aprender.

          Analice los siguientes ejemplos, que ilustran algunas de estas inteligencias y reflexione como se manifiestan estas en su hijo(a):

Un ingeniero necesita una inteligencia espacial bien desarrollada, pero también necesita de todas las demás, de la inteligencia lógica para poder realizar cálculos de estructuras, de la inteligencia interpersonal para poder presentar sus proyectos, de la inteligencia corporal - kinestésica para poder conducir su coche hasta la obra, etc.

     En este caso el ingeniero ha desarrollado más su inteligencia espacial pero necesita otras inteligencias para ser eficiente en su vida laboral.

Carlos es un alumno de 2º de Secundaria, participa en el equipo de fútbol de su escuela, es muy hábil en el manejo de la pelota en este deporte. Durante los torneos su grupo generalmente ha ganado los primeros lugares. En dicha situación Carlos corre y patea coordinadamente la pelota, se orienta en la cancha de juego y anticipa los movimientos de la pelota y a través de  la comunicación con su equipo discute la mejor forma de meter gol.

       Este ejemplo muestra a Carlos empleando varias inteligencias, como son: la inteligencia corporal para correr y patear coordinadamente, la inteligencia espacial para orientarse en la cancha de juego y la inteligencia interpersonal para comunicarse con su equipo y discutir la forma de meter gol.

      Diana tiene facilidad para realizar los ejercicios en Educación Física, desde que iba en primaria hasta ahora que está en 3º de secundaria, ha destacado en realizar ejercicios de vueltas de carro, carreras, etc. Todo lo que respecta a deportes le agradan y los disfruta, siempre que hay oportunidad.

       En este caso Diana posee inteligencia corporal la cuál le permite hacer fácilmente sus actividades físicas y también inteligencia intrapersonal que se manifiesta en su gusto.

        Chucho es un alumno de 2º de secundaria que tiene interés en la música. Generalmente en sus ratos libres toca su flauta y así puede permanecer durante mucho tiempo tocando melodías.

          En este caso Chucho cuenta con habilidad natural para  tocar melodías por lo que posee un gran potencial de inteligencia musical, pero también una inteligencia intrapersonal.

  Si bien todos tenemos cierto potencial en todas las inteligencias, la mayoría de nosotros no somos sobresalientes en todas ellas. 

Actividad.

          Hemos revisado que cada niño tiene diferentes capacidades y habilidades y en algunas será más hábil que en otras. A continuación reflexione sobre ¿Cuáles son las mejores habilidades de su hijo(a)? ¿Qué es lo que más le gusta hacer? ¿Qué es lo que hace mejor? ¿Se ha dado cuenta de los talentos de su hijo(a)? ¿En qué actividades es más capaz? ¿Qué actividades le cuestan trabajo? Describa la inteligencia más sobresaliente que cree que tiene su hijo(a).

 

 

¿QUÉ ES EL APRENDIZAJE?

          El aprendizaje es un proceso que nos lleva a constantes cambios gracias a la adquisición de nuevos conocimientos y habilidades. Este proceso de cambio ocurre a lo largo de toda la vida, gracias a nuestra capacidad de observar, razonar, reflexionar y pensar al actuar sobre el mundo que nos rodea.

        De acuerdo con la UNESCO una persona aprende si:

  • Sabe conocer
  • Sabe hacer
  • Sabe ser
  • Sabe convivir

 

El aprendizaje  no es algo que se da únicamente en el salón de clases, sino que ocurre en forma constante cada día de nuestras vidas.

Ejemplos:

 

Pedro va en 2º de secundaria y tiene 13 años, el ayuda a su padre en su taller mecánico. Actualmente él es muy hábil para cambiar llantas ponchadas y ya logra  identificar cuál es el problema de algunos autos.

 

Este ejemplo nos muestra como Pedro ha aprendido a desarrollar habilidades fuera de la escuela específicamente en el trabajo de su padre.

        Juanita ayuda a su mamá a vender tamales durante toda la semana, también  le ayuda a prepararlos, sabe qué ingredientes se necesitan para hacerlos, así como la cantidad por kilos de masa, tomates, manteca, etc.

          Como podemos ver en el caso de Juanita, ella ha aprendido a hacer los tamales por medio de su mamá y este aprendizaje lo logró en casa.

Actividad:

Reflexione usted sobre ¿qué aprendizajes y/o habilidades ha desarrollado su hijo(a) fuera de su escuela? Descríbalas lo mejor posible y platíquelas con él o ella.

El aprendizaje no sólo comprende lo que es “correcto”, ya que los errores son una oportunidad para aprender.

 

Ejemplos:

 

Anita es un alumna de 1º de secundaria en su examen de español escribió mal la palabra “baso”, su profesora le corrigió la escritura de la palabra por “vaso”, a partir de ese momento Anita se dio cuenta cómo se escribía correctamente y ahora la escribe bien.

 

      En este ejemplo Juanita cometió un error pero a través de éste se dio cuenta como se escribe la palabra “vaso”. Este es un ejemplo que nos ayuda a ver que de los errores también se aprende.

        Daniel va en 1º de secundaria y en una tarea que realizó sobre multiplicaciones, se equivocó cuando multiplicó 29 x 7= 206. Su tutor le pidió que revisara su multiplicación y al hacerlo se dio cuenta del error que había cometido. Lo corrigió, quedando 29 x 7= 203. 

       En el caso de Daniel podemos ver que él mismo pudo darse cuenta de su error y aprendió que es importante que una vez que termina sus multiplicaciones debe revisarlas para asegurarse que están bien.

Cada alumno aprende a su manera, a su tiempo, a su propio ritmo, tiene facilidad en algunas áreas y dificultad en otras 

         Los alumnos(as) aprenden en la escuela conceptos, operaciones, formas de hablar y una gran cantidad de información que les permita continuar aprendiendo. Un aspecto relevante es que existen diferencias entre los estudiantes para lograr dicho aprendizaje, como es la rapidez con que aprenden. Alguien que aprende lentamente será capaz de aprender tanto y tan bien como alguien que aprende más rápidamente.

Ejemplo:

Lupita es una alumna de 3º de secundaria que presenta dificultad para aprender matemáticas, en el salón de clases. El profesor explicó el tema “Razones Trigonométricas” y ella aunque se esforzó poniendo atención, no logró comprender. Ella acude a un programa de apoyo académico en el cual logra comprender el tema. Su tutor identificó la información que necesitaba para aprender el tema de “Razones Trigonométricas”  y le brindó apoyos específicos para que lograra comprenderlo.

        Este ejemplo  muestra que Lupita tiene dificultad para aprender matemáticas dentro de su escuela pero con apoyo extraescolar puede lograr aprender, a su propio ritmo.

CÓMO NOS GUSTA APRENDER.

         Al observar a los alumnos(as) cuando estudian, nos damos cuenta que cada uno actúa de forma distinta. Hay alumnos(as) que recuerdan mejor lo que escuchan, otros, lo que ven y otros, lo que hacen con las manos. A algunos, la música les ayuda a concentrarse y otros hacen dibujos para recordar; unos son buenos para matemáticas y otros para los deportes; unos son muy hábiles para discutir y otros para observar los fenómenos naturales.

         Una teoría que se ha desarrollado para tratar de comprender y explicar cómo aprendemos y pensamos, sostiene que existen diferentes estilos de aprendizaje o formas de acercarnos a la realidad.

         Un estilo de aprendizaje es el método que una persona utiliza para adquirir conocimientos. No es lo que una persona aprende, sino cómo lo aprende. Cada alumno tiene su manera única y particular de conocer y relacionarse con el mundo, es su estilo de aprendizaje. La teoría mencionada propone tres estilos básicos:

  • Visual: el alumno aprende mejor usando la vista: leyendo, observando imágenes, registrando formas, subrayando o escribiendo con diferentes colores.
  • Auditivo: al alumno le resulta más sencillo entender y recordar lo que escucha. Al estudiar, prefiere repetir en voz alta la información. Si alguien le lee puede concentrarse con facilidad.
  • Movimiento corporal: el alumno necesita moverse, hacer algo mientras aprende. Escribir, manejar objetos, sentir texturas o formas. 

        Por lo general, aprendemos en la escuela a través  de la vista, el oído y la acción; usamos los tres sentidos, pero hay uno con el cual aprendemos mejor.

        Si observamos y platicamos con atención a nuestro hijo(a), podremos identificar cual es su forma favorita y tendremos elementos para sugerirle una manera de estudiar especialmente adecuada para él. Pero además, podremos darle oportunidades de explorar y utilizar los demás estilos.

 

Actividad:

  Observe y platique con su hijo(a), para definir cómo aprende mejor su hijo(a) usando la vista, el oído y/o la acción.

¿QUÉ ES LA MOTIVACIÓN?

        Hasta ahora ya sabemos que la inteligencia de nuestros hijo(a)s puede cambiar y que nosotros como padres podemos influir en el ambiente para favorecer sus inteligencias múltiples. También sabemos que cada uno de nuestros hijo(a)s puede tener diferente ritmo para aprender matemáticas, lectura, escritura, etc. Ahora es importante conocer otro aspecto que también influye en el aprendizaje de su hijo(a), la motivación.

La investigación ha mostrado que existen varias fuentes para motivar a su hijo(a) para aprender. A continuación las explicamos por medio de ejemplos, lea cuidadosamente y reflexione. 

Sentirse competente:

Beto es muchacho de 14 años que ha participado tres veces en carreras de 100 metros planos. En su primera carrera él obtuvo un tercer lugar, en su segunda y en su tercera carrera, obtuvo segundo lugar. El profesor de Educación Física le ha pedido que participe en la competencia  de carreras que habrá próximamente en su escuela. Beto se puso muy contento y aceptó.                             

        En el ejemplo anterior podemos observar que Beto está contento, porque puede predecir que tendrá éxito al participar en la competencia de carreras. Por lo tanto, se siente motivado para concursar 

Toño va en 1º de secundaria y acude a un programa de apoyo. Él no quiere trabajar en la materia de matemáticas. Su tutor ha negociado con él, para que trabaje en matemáticas sólo 10 minutos durante la sesión. En cada sesión trabajan los 10 minutos acordados y hacen una sola multiplicación, empiezan con multiplicaciones de dos cifras que Toño ya maneja (por ejemplo 27 x 29). En las siguientes sesiones poco a poco  aumentan el nivel de dificultad hasta que Toño aprende a hacer las multiplicaciones de tres cifras (298 x 92). El tutor siempre que trabaja le reconoce a Toño sus esfuerzos, le señala las cosas que ya hace bien y le ha enseñado a darse cuenta de sus errores y cómo corregirlos. Después de varias sesiones el tutor le pidió que dediquen 20 minutos de la sesión a Matemáticas y Toño ha aceptado,  comentando: “Si quiero trabajar en matemáticas porque en mi examen tuve casi todas las multiplicaciones bien”.

        El ejemplo nos muestra que si le ponemos al alumno una tarea que poco a poco aumenta de dificultad, le indicamos siempre los aciertos y le enseñamos que los errores se pueden corregir, los alumnos(as) se perciben eficientes al realizar una tarea que al principio rechazan. Si a esto se agrega que el alumno empieza a mejorar sus calificaciones, esto le motiva para continuar trabajando en dicha materia y dedicarle más tiempo.                              

Una primera fuente para motivar a su hijo(a), es ayudarlo a que él se sienta  eficaz o competente al realizar una tarea. Recuérdele sus éxitos anteriores por pequeños que sean, enséñelo a plantearse metas que aunque representen un desafío las puedan alcanzar.

Actividad:

Reflexione sobre que éxitos ha tenido su hijo(a) por pequeños que éstos sean y escriba algunas tareas en las que se siente eficaz.

Saber plantearse metas personales:

Alan  va en 2º de secundaria y acude a un programa de apoyo pues va mal en Química. En dicho programa, le explican los temas más despacio y con ejemplos. Alan se concreta a tratar de entender la explicación del profesor sobre los temas y a tomar apuntes. Está teniendo algunos avances, pero se queja del curso con sus papás, menciona “que  es aburrido, que no le sirve mucho y que el profesor a veces no explica bien”.

Pepe va en 2º de secundaria y acude a un programa de apoyo, pues va mal en química. En dicho programa, Pepe con apoyo de su tutor se plantea como meta hacer la tarea de química que tiene pendiente. Para asegurar que logre concluir su trabajo de manera adecuada, su tutor le va dando ayudas específicas a fin de conseguir gradualmente su meta. Pepe esta teniendo algunos avances, ya que esto le ha permitido comprender y aprender nueva información, por ello está contento acudiendo al programa

        Como observamos en los ejemplos, tanto Alan como Pepe tienen dificultades en química, ambos acuden a recibir apoyo extraescolar, pero Alan acude a un programa donde el profesor establece qué es lo que se logrará en la sesión. En contraste Pepe acude a un programa donde él tiene que aprender a plantear sus metas en química. Esta diferencia entre plantear metas personales o seguir metas de otros, hace un gran cambio en la motivación.

Es importante para motivar a su hijo(a) que  lo ayude a aprender a establecer sus metas personales, lo que le permitirá evaluar los beneficios que le reporta alcanzar cierta meta o las desventajas de no plantearse metas.

        Ayudar a plantear metas personales. Platique con su hijo(a) y sugiérale que se proponga metas a corto plazo que le permitan concluir la actividad en cierto tiempo, ya que esto permitirá que el pueda evaluar las ventajas y desventajas al alcanzar cierta meta. Esto es fundamental puesto que la investigación psicológica sugiere que las metas influyen en la motivación para aprender.

        Estas metas personales que se plantee su hijo(a) deben poseer tres características:

·         Próximas: se refiere a que el desempeño de una tarea se va a intentar aquí y ahora. Alcanzar una pequeña meta a diario es motivante y siempre llevará al logro de metas mayores a largo plazo.

·         Específicas: se refiere a que la meta está bien delimitada y que su hijo o hija tiene claro lo que quiere lograr.

·         Desafiantes: refiere a que la meta significa para el alumno un nivel adecuado de dificultad (posible y alcanzable) pero lo suficientemente difícil para representar un reto para él o ella.

        Cuide que su hijo(a) decida las metas que prefiera trabajar, ya que esto le motivará a permanecer en la actividad y se esforzará hasta concluirla. 

        Además tanto usted como su hijo(a) planteen metas reales que puedan alcanzar. Una meta es algo que se puede proponer para hacer en un tiempo establecido, como: hacer un dibujo, resolver las cinco sumas, escribir una carta, estudiar para el examen de cívica, etc.

Ejemplo de cómo ayudar a establecer a su hijo(a) sus metas personales.

La señora Carmen platica con su hijo(a) y le dice: “Javier quiero apoyarte y quiero que propongas alguna tarea que necesites trabajar por ejemplo, las multiplicaciones para que las emplees cuando estás ayudando a tu tío en la tienda, proponte una actividad para que la realices en un tiempo determinado, ¿qué actividad vas a trabajar?”  Javier contesta: “si, la siguientes media hora intentaré hacer seis multiplicaciones con las tablas que ya me sé de memoria”. 

        En este ejemplo la señora Carmen le guía  a su hijo(a) para que se plantee su meta. Javier establece una meta próxima, específica y desafiante

Actividad:

Platique con su hijo(a) y pónganse de acuerdo con que meta va a trabajar y escríbala, recuerde que debe ser próxima, específica y desafiante.


      Ejemplo de las características de las metas personales:

 

Paco le dice a su mamá “tengo mucha tarea de español, debo leer el tema de sustantivos y hacer un resumen, copiar un poema, además de llevar tres biografías de escritores del romanticismo que tengo que investigar”. Su mamá le ayuda a organizar su tarea, respetando su plan. Le pregunta cuál vas a hacer primero, en segundo y en tercer lugar. Paco decide hacer primero la copia, después  el resumen y por último las biografías. Su mamá le dice: “bueno hijito, manos a la obra” y Paco empieza a trabajar siguiendo su plan. 

        Como pudo observar, Paco tiene demasiada tarea de español y su mamá le ayuda a que decida cuál tarea va a hacer primero y lo involucra en hacerla, al decirle “manos a la obra”, por lo que su meta es próxima, la va a hacer enseguida. Así mismo, cuando Paco copia el poema, podemos observar que se está cubriendo su meta específica, ya que decide hacer una actividad bien delimitada.

        La investigación también indica otro aspecto que es relevante en la motivación para aprender. Piense en el por qué su hijo(a) realiza sus tareas escolares. Si usted le preguntara, él podría contestarle con dos tipos de respuestas:

  1. Hago la tarea porque aprendo.
  2. Hago la tarea porque quiero mejorar mis calificaciones y porque voy a pasar las materias.

        Cabe subrayar que es importante que su hijo(a) tenga el interés por aprender y que se preocupe por una calificación ya que tales situaciones de forma conjunta favorecen su percepción de un buen estudiante. 

Motivación externa:

A Javier su papá le preguntó ¿por qué haces la tarea?, él  contesto: “pues antes la hacía porque tenía que hacerla y la hacía un poco mal, pero ahora le dedico más tiempo para sacar buenas calificaciones en las materias que voy mal”

        En el caso de Javier se observa que él desempeña su tarea por un motivo que está fuera de él (algo externo), como lo es por obtener buenas calificaciones.Esta motivación externa es la que hace que el alumno se esfuerce  y se mantenga involucrado al realizar su tarea, quiere obtener algo externo.

Motivación interna:

A Fernando su papá le preguntó ¿por qué haces la tarea?, él  contesto: “porque me interesa aprender operaciones y problemas de matemáticas, ya que mi mamá me manda a surtirle su lista de los ingredientes que necesita para hacer tamales, entonces necesito saber hacer sumas, restas y todas las operaciones para que me den bien el cambio”.

        En el caso de Fernando se observa que el hace su tarea porque quiere aprender todo lo relacionado con operaciones y problemas, ya que le están siendo útiles en casa. El tiene motivación interna.La motivación interna indica que el alumno se siente capaz de hacer las cosas y que las hace porque quiere y no por imposi ción externa.

 Para darle una idea acerca de qué tipo de motivación tienen los alumnos(as) del PAES al hacer sus tareas, se muestra la siguiente tabla.

 

PERSPECTIVA DE LOS ALUMNOS(AS) DEL PAES

¿Por qué haces la tarea?

Motivación Externa:

-          Porque es parte de mi calificación y para ser alguien en la vida

-          Para pasar las materias

-          Para obtener más puntos

-          Para sacar buenas calificaciones

-          Porque si no me reprueban los maestros

-          Por obligación

-          Para pasar el año

-          Para cumplir

-          Porque te la piden los maestros 

Motivación Interna:

-          Porque es necesario y si no, no aprendo

   


 2ª  SECCIÓN

 

¿QUÉ SON LOS PROBLEMAS DE APRENDIZAJE?

        Algunas veces usted como padre se ha preguntado: ¿por qué no aprende mi hijo(a)?, ¿por qué es flojo mi hijo(a)?, ¿por qué al momento de leer tiene dificultad para tener una lectura fluida?, ¿por qué no sabe hacer divisiones y está en primero de secundaria?, ¿por qué escribe y cambia algunas letras, como “d” por “b”?; por ejemplo, en lugar de escribir burro pone durro. Estas situaciones entre otras, son algunas con las que se pueden enfrentar los padres de alumnos(as) con problemas de aprendizaje y generalmente se manifiestan en las actividades escolares. 

        Las dificultades pueden reflejarse específicamente en actividades escolares que tienen que ver con la lectura, la escritura, las matemáticas o aprender otra lengua. Sin embargo, en la secundaria, podemos encontrar que los alumnos(as) tienen problemas en la mayoría de las asignaturas. Puede pasar que los alumnos(as) tengan más dificultades en actividades que requieren mucho de la lectura como la historia, la biología o química y menos dificultades en materias que requieren del conocimiento matemático como álgebra o  física.

        Por ejemplo, al leer “Svante Arrhenius químico sueco creador de la Teoría sobre La Disolución Electrolítica”, se le puede complicar la lectura del enunciado completo, debido a que se enfrenta a un nombre y como apellido raros. Como consecuencia, su lectura puede enfocarse más hacia la pronunciación correcta del enunciado que a comprender su significado. Al tratar de leer puede pronunciar una palabra por otra y decir “Suante” en lugar de  “Svante”, o bien leer sílaba por sílaba en lugar de toda la palabra. Esta situación se complica aún más, cuando tiene que identificar las ideas principales de esa lectura. Si consideramos el título “La Teoría de la Disolución Electrolítica” observamos que es un término poco común, que casi todos desconocen; además el contenido del tema es complejo. Como consecuencia, los alumnos(as) no logran comprender dicha lectura y tienden a evitarla.

        Por otra parte, en la materia de historia los alumnos(as)  suelen presentar dificultad para aprenderse de memoria la gran cantidad de nombres de personajes y fechas conmemorativas que son preguntadas en los exámenes.

        Considerando que en varias materias llegan a tener dificultades, es importante enfatizar que cuando se habla de alumnos(as) con problemas de aprendizaje, aun cuando dos alumnos(as) tienen problemas en las mismas materias, existen diferencias en la forma como se manifiestan sus problemas. Un niño puede presentar dificultad en la comprensión de la lectura, mientras que otro puede tener más problemas en la escritura o redacción y otro más puede tener problemas en el  cálculo matemático.

        Estas dificultades se van a reflejar en sus habilidades para  comprender lo que se escucha, para expresar sus ideas, para planear y organizar una tarea en el momento de realizarla o al revisar la tarea para ver si quedó bien hecha.

        Otro aspecto importante es entender cómo las personas influyen en un alumno con problemas de aprendizaje. En algunos alumnos(as) las personas contribuyen positivamente pues les ayudan a aprender cosas y resolver problemas y en otros la influencia es negativa. 

Ejemplos de la importancia del ambiente:

La madre influye positivamente

La Sra. Rivera se propuso apoyar a su hijo(a) Alberto en la lectura,  motivándolo, leyendo juntos, y procurando lecturas interesantes para él. Ella comenta: “la lectura de mi hijo(a) Alberto ha mejorado porque en casa le doy material que es interesante para él y lo leemos juntos diariamente, me he dado cuenta que lee con la entonación adecuada y respeta las comas y puntos; esto se lo he reconocido”

La madre influye negativamente

La Sra. Gómez se propuso apoyar a su hijo(a) Carlos en la lectura,  motivándolo, leyendo juntos, y procurándole lecturas interesantes para él. Ella comenta: “la lectura de mi hijo(a) Carlos tiende a ser lenta, por lo que yo le pido que lea más rápido, porque él ya esta cursando la secundaria; además tiende a equivocarse constantemente, por lo tanto, lo corrijo haciendo, que vuelva a leer, hasta que pronuncie adecuadamente las palabras para poder pasar al siguiente párrafo, pero ahora él ya no quiere leer conmigo”.

        En los ejemplos anteriores, se puede entender que la madre puede apoyar positivamente o tener un efecto negativo en el alumno con problemas de aprendizaje. En el caso de la Sra. Rivera ella se centra en los pequeños logros de su hijo(a) Alberto, además de que se los reconoce, lo que favorece que él acepte continuar trabajando en la lectura. Por lo contrario, la Sra. Gómez tiende a centrarse en las limitaciones de su hijo(a) Carlos, lo que hace que éste se perciba como poco competente en la lectura y la evite.  

Actividad para los padres:

A continuación reflexione ¿de qué manera influye usted positiva o negativamente en su hijo(a)? Escriba su respuesta.

 

 

Los alumnos(as) con problemas de aprendizaje necesitan un apoyo que los estimule a concluir sus trabajos y tareas, favoreciendo con esto su motivación para aprender. Sin duda alguna, es mejor un apoyo que estimula, valora y respeta al alumno, que un apoyo que utiliza la crítica, el castigo, la amenaza, la coerción y el chantaje. 

¿Cuáles son las dificultades de los alumnos(as) con problemas de aprendizaje?

        Es primordial contar con algunos indicadores que le permitan ubicar si su hijo(a) está presentando problemas de aprendizaje.

        A continuación vamos a ilustrar las dificultades que pueden presentar los alumnos(as) en las áreas de escritura, la lectura y las matemáticas.

Escritura.

Observe el siguiente escrito de Juan de 13 años que cursa el 1º de Secundaria (haz clic en la imagen para ampliarla):

 

        En el ejemplo podemos ver que Juan cambia la d por la b, también cambia la d por la v, la j por la g. A veces estos errores no impiden la comprensión, ya que Juan al volver a leer puede entender que escribió, por ejemplo en: ombligo, bellísimas, reprobó, álgebra, nervioso, investigué, nutritivo, vergüenza, gente y ligero. Pero en su escritura de la palabra mesaje el puede interpretar mensaje en lugar de masaje y aquí cambió totalmente el significado de lo escrito.

        Como se puede observar el alumno tiene dificultad para plasmar sus ideas por escrito, omite letras o palabras, distorsiona palabras, junta palabras, no deja espacios entre las palabras, cambia una letra por otra cuando el alumno escribe. Como consecuencia el alumno no logra entender o comunicarse de manera eficaz.

Lectura Oral.

        Los alumnos(as) con problemas de aprendizaje pueden mostrar dificultad en su lectura oral. Leen palabra por palabra o bien leen sin hacer las pausas adecuadas, ya que no consideran los signos de puntuación. Además, cuando se enfrentan a la lectura de palabras largas, raras o complejas, tienden a brincárselas o a pronunciar otras palabras en lugar de las que se les dificultan, alterando el sentido de la lectura.

Comprensión de la lectura.

        En la comprensión de la lectura se puede observar que los alumnos(as) con problemas de aprendizaje muestran dificultad para comprender la lectura de sus textos de español, de física, de química, de educación cívica, etc., ya que generalmente el alumno no sabe cómo identificar las ideas principales de las lecturas. Por ejemplo, cuando el profesor le solicita un resumen de “Las culturas prehispánicas” en la materia de Historia, hace su resumen de las siguientes formas: copiando todo el texto o subrayando las primeras líneas de cada párrafo y copiándolas o bien pide prestados los resúmenes a otros compañeros para copiarlos.

Cálculo o razonamiento matemático.

        Los alumnos(as) con problemas de aprendizaje pueden mostrar dificultad para hacer operaciones básicas (sumas, restas, multiplicaciones y divisiones). Además, probablemente no manejen aún todas las tablas de multiplicar, entonces podrán realizar divisiones puesto que para solucionarlas se requiere el tanteo, la multiplicación y la resta. Conforme van avanzando de grado van a experimentar retos mayores, por ejemplo con el álgebra.

Ejemplo

María es una  niña perseverante pero al realizar los problemas lee atendiendo sólo a los aspectos superficiales, por ejemplo se fija en ciertas palabras para buscar pistas para la solución y no logra entender bien lo que dice el problema. El resultado es que aunque se esfuerza no le salen bien los problemas y piensa que ella nunca podrá aprender matemática.

Actividad para los padres:

Después de observar a su hijo(a) cuando realiza su trabajo escolar, describa cuáles son las dificultades a las que se enfrenta.

 

 

Antecedentes escolares:

        Generalmente los problemas de aprendizaje se manifiestan en algún momento de la niñez, durante el nivel preescolar o en la primaria. Si estos problemas no son atendidos, los niños enfrentan cada vez más dificultades, de forma que al llegar  a la secundaria pueden carecer de una infinidad de información necesaria que desconocen y requieren, para hacer frente a las demandas que la escuela les exige.

Probablemente, usted se percató de dificultades que su hijo(a) presentó desde sus primeros años de vida. Por ejemplo:

  • En el preescolar su hijo(a) tenía problemas para mantenerse interesado en las actividades, interrumpía constantemente y parecía no querer seguir las indicaciones que se le daban.
  • Aunque se esforzaba en realizar las tareas parecía no comprender lo que hacía y trabajaba muy lento.
  • Tenía problemas para expresar sus ideas.
  • Sus calificaciones  en la primaría casi siempre o siempre fueron bajas.
  • Mostraba poco interés por la lectura, leía lento, confundía letras con sonido semejantes, se le dificultaba leer sílabas y palabras en sus textos y no comprendía.
  • En su escritura presentaba uniones y separaciones indebidas de sílabas, palabras o letras, llegó a tener errores como cambiar una letra por otra, invertía el orden de las silabas por ejemplo “la” por “al”, se comía letras que cambiaban el sentido de la palabra. Además utilizaba oraciones más cortas y con mayor número de errores gramaticales.
  • Se enfrentaba a problemas cuando tenía que explicar los significados de palabras.
  • Mostró dificultades especiales para expresarse por medio de palabras o de forma escrita.
  • Siempre o casi siempre trataba de no hacer la tarea o tardaba muchísimo tiempo al hacerla o requería de mucha ayuda.

         Por lo anterior, los problemas de aprendizaje son más reconocidos en el salón de clases. El profesor detecta cuando sus alumnos(as) están teniendo dificultades de aprendizaje. A veces los problemas se manifiestan al empezar la secundaria.

Actividad para los padres:

Escriba algunos antecedentes escolares que su hijo(a) haya presentado en la primaria o al ingresar a secundaria.

 

 

¿Qué situaciones negativas enfrentan los alumnos(as) con problemas de aprendizaje?

Los alumnos(as) de secundaria con problemas de aprendizaje viven situaciones que hacen aún mayores sus dificultades, como consecuencia pueden experimentar alguna de las siguientes situaciones.

1.  Rezago escolar. Debido a que les faltan elementos para comprender los temas que el profesor va enseñando, conforme se van tratando temas más complejos, el alumno se va quedando atrás en varias materias.

2. Mayor número de materias reprobadas. Si el alumno no tiene apoyo extraescolar, posiblemente tenga un aumento en materias reprobadas dado que no puede acceder a comprender y/o realizar sus trabajos y tareas.

3. Baja Motivación. Si el alumno constantemente se está enfrentando a situaciones frustrantes, como son: falta de comprensión de las actividades escolares y no logra concluir el trabajo en clase, regaños por parte del profesor y castigos en casa, dichas situaciones pueden favorecer que tenga una baja motivación para trabajar en sus materias.

4. Deserción. Si el alumno se está enfrentando a situaciones adversas en la escuela y no cuenta con un apoyo que le guíe en su trabajo escolar posiblemente piense en dejar la escuela.

5. Puede llegar a presentar problemas de conducta.

6. Posiblemente tenga dificultades para ser independiente. 

7. Baja autoestima. Los adolescentes necesitan sentirse que ellos son competentes como sus demás compañeros, pero si continuamente se enfrentan a tareas que les exigen mayores conocimientos que los que ellos tienen, como consecuencia van dejando apuntes incompletos, tareas sin realizar y trabajos olvidados. Estas experiencias les hacen sentir como personas poco competentes y tienden a sentirse inútiles e inseguros. 

Actividad para los padres:

Describa las situaciones negativas que ha enfrentado su hijo(a). 


        Reflexione qué puede hacer para ayudarlo a superar estos problemas. Es importante tener presente que su hijo(a) tiene dificultades, recuerde que él o ella no son un problema.

 

3ª. SECCIÓN

 

¿CÓMO “EDUCAR POSITIVAMENTE”?

        En esta sección hablaremos sobre nuestra difícil profesión como padres a la cual nos enfrentamos sin estar muchas veces preparados. Existen formas que han probado ser sistemáticamente eficaces en la educación y que usted puede aprender y aplicar con su hijo(a). 

        Este manual tiene como propósito, poner al alcance de usted formas de actuar específicas (el cómo)  y prácticas derivadas de los avances en Psicología que les pueden ser de gran utilidad para lograr que sus esfuerzos se concreten en resultados positivos y benéficos para el desarrollo de su hijo(a) y el bienestar de su familia.

        Uno de los principales mensajes que pretende transmitirle el manual es que sea positivo al educar a su hijo(a), esto implica una actitud especial para enseñar, que le llevará a una mayor efectividad. 

        Los padres positivos son aquellos que estimulan activamente el desarrollo de sus hijo(a)s, creando un ambiente de respeto, amor y comprensión hacia ellos, y, actuando en congruencia con los principios que facilitan el proceso enseñanza-aprendizaje.

 

 

        La propuesta del manual sobre “Educar Positivamente” contempla que usted como padre conozca los puntos de partida que tiene un padre positivo y que desarrolle  algunas características de los padres positivos, como:

v  Saber identificar y descubrir lo positivo.

v  Establecer junto con su hijo(a) reglas claras para el comportamiento.

v  Las reglas se aplican, hay congruencia entre lo que se dice y hace.

v  Existe congruencia entre valores, reglas y acciones.

v  Se respetan los derechos humanos básicos en la familia.

v  La comunicación favorece el respeto a los derechos de los miembros de la familia.

v  Existe acuerdo entre padres y madres.

v  Las metas que se pretenden alcanzar para el desarrollo de los hijo(a)s son próximas.

¿Por dónde podemos comenzar?

Saber identificar y descubrir lo positivo. 

        Vivimos en una cultura altamente negativista, la mayoría de los padres y madres tenemos el hábito de ver el error tanto en nosotros mismos como en nuestro hijo(a), amigos, familiares, etc. Somos unos críticos  extraordinarios de las fallas y aunque la lógica que puede haber detrás de esta actitud es correcta, es decir que hay que detectar el error para corregirlo, también es incompleta ya que para el aprendizaje es tan importante identificar el error y hacer que no vuelva a repetirse como saber en qué hemos acertado para seguirlo haciendo (Aguilar, 1988).

 

Aprenda a identificar el acierto en su hijo(a), tal vez representa un reto para usted,

un reto positivo. 

        Desde que su hijo(a) acude a la escuela ha adquirido usted el compromiso de apoyarlo en el camino de su aprendizaje y socialización. No puede renunciar a su responsabilidad y dejar su aprendizaje totalmente en manos de su profesor y de su escuela.

        Seguramente como padre o madre quiere verlo concluir su secundaria, por lo tanto, tiene que asegurarse de que asista a clases, de crear las condiciones que lo animen a trabajar y de decidirse a participar en las actividades de su escuela. 

        Es importante que usted sea un modelo positivo para su hijo(a), que le reconozca lo que hace acertadamente y además lo haga sentir bien por ello. 

- Reconocer las fortalezas. Una condición indispensable para un buen desarrollo escolar y social de su hijo(a) es que le muestre interés en su aprendizaje y lo reconozca cuando hace bien las cosas por medio de frases positivas y de una caricia afectuosa.

Observe cuidadosamente los ejemplos:

Juan  después de comer, recoge sus platos de la mesa y los lava. Su mamá  le dice “Me haces sentirme muy bien al ayudarme, gracias hijo(a)”.

        En el ejemplo, la mamá le reconoce a Juan su acierto de recoger y lavar sus trastes, esto le permite a su hijo(a) saber que su comportamiento es adecuado y es más probable que lo vuelva a hacer.

 

Lalo tiene 13 años es muy bueno para hacer dibujos y lo disfruta mucho. Él hizo un dibujo para el festival del 10 de mayo en su escuela. Su mamá le dice: “me siento orgullosa de ver tu dibujo en el festival, eres bueno para dibujar, lo que facilitará que logres estudiar pintura”.

 

        En el caso de Lalo su mamá le reconoce su habilidad para dibujar y le da un elogio por lo que esta conducta de Lalo probablemente se repita y dado que además tiene interés en la pintura.

 

Alcanzar metas pequeñas para llegar a grandes metas.

- Reconocer los pequeños avances. Cuando su hijo(a) realice el pequeño esfuerzo para hacer la tarea, o al estudiar para el examen, etc., déle atención y felicítelo por ello. A todos nos representa un reto intentar cosas que se nos dificultan o están más allá de nuestras posibilidades. Podemos temer al fracaso pero también podemos saber que podemos avanzar y que debemos intentarlo. La diferencia reside en lo que ocurre al enfrentar los retos, Si su hijo(a) no entiende cómo hacer una tarea y aun así intenta realizarla pidiéndole ayuda a su hermano, primo o alguien más, esto es un gran avance, que es necesario que usted reconozca. 

Ejemplo:

 

Ramón es un adolescente que había reprobado cinco materias. En el siguiente periodo de exámenes,  logró aprobar dos materias: español y matemáticas con calificaciones de 6 y 7. Su papá le dice: “Felicidades, te esforzaste estudiando las materias, y lograste pasarlas. Puedes seguir mejorando”.

 

        El papá de Ramón reconoce los pequeños avances de su hijo(a) de un periodo a otro al mejorar de 5 a 6 y 7.

 

        Es muy importante qué motive los pequeños avances y mejorías ya que éstos son los primeros pasos para los grandes logros. La autoestima de su hijo(a) necesita nutrirse de sus propios logros.

Ejemplo:

María es una adolescente que había reprobado cinco materias y logró aprobar todas en el siguiente periodo con un gran esfuerzo; sin embargo, recibió su mamá la regañó porque no mejoro más, sus calificaciones son bajas.

 

        La mamá de Maria no reconoce los pequeños avances de su hija, lo que hará que disminuya su motivación para estudiar, pues la meta que plantea su mamá siempre está fuera de su alcance.

        En resumen, una actitud positiva que ayuda a un mejor crecimiento y madurez de su hijo(a) es que el padre descubra las fortalezas y los pequeños avances de su hijo(a).

Actividad para los padres:

        A continuación reflexione y escriba cuáles cualidades posee su hijo(a) y cuáles han sido sus pequeños avances.

 

 

“Identificar lo positivo en nuestros hijo(a)s es un hábito esencial para

crear un ambiente de motivación”.

 

Hacer un esfuerzo especial para dar algo especial.  Reconocer los pequeños avances con elogios y afecto es importante, pero también  es primordial premiar el esfuerzo de su hijo(a) por haber logrado algo sobresaliente como aprobar una materia especialmente difícil o por lograr aprobar en un bimestre las materias o por aumentar el número de tareas cumplidas.

        Piense en algo que pueda dar a su hijo(a) y que esté dentro de sus posibilidades.

        Conservar el balance entre el logro y el reconocimiento.

  • Evite dar cosas que sean exageradas y que no correspondan al esfuerzo que usted quiere premiar; por ejemplo un teléfono celular por un bimestre aprobado es desmedido, una tarjeta de teléfono es adecuada.
  • La investigación nos enseña que la falta de balance entre logro y el reconocimiento conlleva a perder el interés por esforzarse. Si el premio es muy pobre en relación al esfuerzo su hijo(a) puede perder la motivación para esforzarse. Si el premio es exagerado en relación al esfuerzo entonces exigirá cada vez más cosas, por el menor esfuerzo. 

        Un premio es una consecuencia positiva. Los premios son eventos u  objetos que le gustan a su hijo(a) o algo por lo que está dispuesto a trabajar. Sin embargo no a todos los adolescentes les gusta lo mismo y por lo tanto, algo que puede ser recompénsate para un adolescente puede no serlo para otro. Es más, a su hijo(a) le puede gustar un premio un día y no gustarle o estar cansado de él al día siguiente. Por ello, es importante conocer la variedad de premios que funcionan con su hijo(a). Hay tres tipos de premios: comestibles, actividades y elogios, que pueden ser empleadas para motivar el comportamiento  que desea que haga su hijo(a).

Una comida especial. A su hijo(a) le gusta una amplia variedad de comidas y bebidas, y algunas de  éstas pueden ser utilizadas como premios, por lo tanto, es conveniente tenerlas a la mano para premiar a su hijo(a) inmediatamente después de que se comporte adecuadamente. 

Un día especial: Los juegos o las actividades preferidas de su hijo(a) también pueden utilizarse como premios para incrementar las conductas deseables en su hijo(a). Las actividades que emplee dependerán de lo que le guste a su hijo(a). Estas actividades pueden ser desde ver televisión hasta permisos para ir al cine.

Un regalo especial: Dar un premio especial cuando su hijo(a) haya logrado una meta final como es al concluir su año escolar. 

        Es importante que usted conozca los alimentos, actividades y juegos que prefiere su hijo(a), ya que al identificarlos usted puede emplearlos como estímulos para mantener su interés y compromiso con su propio aprendizaje.

 Actividad para los padres:

        A continuación observe a su hijo(a) y reflexione sobre lo que le gusta o pregúntele. Haga una lista de las comidas, bebidas, actividades y las consecuencias sociales o elogios que le agradan a su hijo(a)

 

 

    En conclusión si usted le otorga a  su hijo(a) objetos, comidas que le gusten, actividades y abrazos, esto le ayudara a motivar y a desarrollar en su hijo(a) lo siguiente:

Motivación al logro y autoestima. Si su hijo(a) mediante sus acciones gana privilegios estará aprendiendo que él/ella  puede lograr, por su propia capacidad, las cosas que se le otorgan formándose características como: motivación para el logro, seguridad en sí mismo, mejorar su autoestima y tener la sensación de poder controlar su medio ambiente.

  1. Le ayuda a formarse hábitos. Recuerde que el tener un hábito de comportamiento responsable, “no nace, sino se hace” y va a depender de las experiencias previas de su hijo(a).
  2. Le informa de lo que hace bien. Si usted como padre le celebra sus aciertos, su hijo(a) sabe que lo que hace esta bien y continuará haciéndolo lo que le permitirá lograr el éxito. 

Acordar reglas claras para el comportamiento. 

        Una regla determina que es lo que usted espera de su hijo(a) y cuales son las consecuencias que recibirán sus acciones; es decir, su hijo(a) sabe a qué atenerse.

        Estamos inmersos en un mundo de reglas, tanto en la escuela, como en el trabajo, en grupos y en la sociedad. Por ejemplo, en una escuela, el alumno que actúa inadecuadamente insultando al maestro suele sufrir consecuencias graves; el alumno que llega tarde a la escuela no puede entrar. Lo fundamental como padre es que sepa cómo acordar las reglas con su hijo(a) dentro de un marco de respeto logrando fomentar el desarrollo y el aprendizaje de su hijo(a). Es importante que establezcan las reglas de manera clara, ya que esto le permitirá a su hijo(a) un orden familiar que le ayudara a percibir control sobre su ambiente, elimina temores y ansiedades y le motiva a ejercer hábitos de auto-control y responsabilidad, ya que puede evaluar los alcances de sus distintas acciones.

        También debe considerar que su hijo(a) está en la adolescencia que es una época de cambios; está buscando mayor independencia, mayor expresividad emocional, la percepción de si mismo, etc. Es por ello que le sugerimos hacer un esfuerzo  especial para mantener un enfoque altamente positivo, de calidad y respeto para su hijo(a). 

        Para promover responsabilidad, es importante analizar con él, los problemas permitiendo proponer soluciones y acordar aquello que promueva el desarrollo integral del adolescente, así como la armonía familiar. También es necesario acordar consecuencias en caso de incumplimiento. Si usted acordó una regla especifica, debe seguir su aplicación si pretende obtener un buen resultado. Un aspecto primordial es ser consistente, es decir aplicar la misma regla ante el mismo comportamiento, vale la pena hacer el esfuerzo ya que redundará, en un tiempo relativamente corto, en beneficios importantes para su hijo(a).

        Para hacer que la regla funcione usted puede plantear consecuencias naturales o consecuencias lógicas a determinados comportamientos de su hijo(a). 

        Enseñar asumir las consecuencias de nuestras acciones, siendo naturales o lógicas.

Ejemplo:

 Carlos no quiso comer a la hora en que le sirve su mamá la comida, tendrá que esperar a la cena.

En este caso la consecuencia natural es que Carlos tendrá hambre.

Ejemplo:

Rubén y sus papás acordaron la siguiente regla: “Al terminar de hacer la tarea, irá  a jugar con su amigo”. Como no la ha hecho, no puede ir.

En el caso de Rubén la consecuencia lógica que se plantea es ir a jugar con su amigo, ésta fue una decisión que acordaron juntos.

Actividad para los padres:

Anote por lo menos cinco reglas acordadas con su hijo(a) y cuales serán las consecuencias si no cumple con ellas. 


 

La comunicación favorece el respeto a los derechos de los miembros de la familia.

 

¿Qué tipo de comunicación tiene con su hijo(a)?

 Existen tres tipos de comunicación que puede tener con su hijo(a) y/o fomentarle.

1)    No asertiva o inhibida: es la comunicación donde el hijo(a) viola los derechos  de su padre, creando mucha insatisfacción en el padre y bloqueando la comunicación. Generalmente se presenta cuando el padre es muy pasivo.

2)    Agresiva: es la comunicación donde el padre viola los derechos de los demás, haciendo “víctimas en el camino” y bloqueando también la comunicación. Generalmente se presenta cuando el padre es muy autoritario.

3)    Asertiva o afirmativa: El estilo de comunicación asertiva consiste en expresar los pensamientos, sentimientos, creencias u opiniones ejerciendo y valorando los propios derechos y necesidades, al mismo tiempo que respeta y estima los derechos y necesidades de los demás. 

      Actividad para los padres:

Dé un ejemplo del tipo de la comunicación que tiene con su hijo(a).


        En resumen, la alternativa de comunicación que se le sugiere a usted es la afirmativa, ya que está opción es viable y es la que tiene una mayor probabilidad de lograr una comunicación más satisfactoria entre padre e hijo(a).

        La expresión asertiva facilita la comunicación y negociación cuando existen conflictos entre padre e hijo(a), pues logra darse a respetar y respeta. 

Actividad:

Lea la siguiente encuesta (adaptada de Aguilar, 1988) y reflexione sobre cada situación y señale con una marca la respuesta correspondiente a cada situación, si la expresión es asertiva, agresiva o no-asertiva.

 

SITUACIÓN

RESPUESTA

EXPRESIÓN

Raúl es un adolescente que empieza a poner apodos a su hermana, diciéndole “bruta”, “lenta”

La mamá le dice: “En esta casa no se insulta a nadie, si tu insultas tú eres el bruto”.

(   ) Agresiva

(   ) Asertiva

(   ) No asertiva

Rafael ha sacado malas calificaciones en sus materias

Su papá le dice: “Siento que esto está empeorando, dime que está fallando para poder ayudarte, no me gustaría que reprobaras el año”….

(   ) Agresiva

(   ) Asertiva

(   ) No asertiva

Jaime interrumpe al papá que está platicando con sus amigos

El padre comenta molesto: “¡Estos muchachos modernos, tan inquietos que son Ja, Ja,!”

(     ) Agresiva

(     ) Asertiva

(     ) No asertiva

 

        En las situaciones de Raúl, Rafael y Jaime se muestran los tres tipos de comunicación, corrobore sus respuestas, la primera es una expresión agresiva, la segunda es asertiva y la última es no asertiva.

Para que actúe asertivamente recuerde lo siguiente:

·         Este consciente de sus derechos y de los de su hijo(a) y respete los de ambos.

·         Busque una comunicación sincera y honesta basada en el respeto entre ambos.

·         Negocie con su hijo(a) cuando existe un conflicto de derechos, facilitando el llegar a acuerdos.

        Un aspecto que debe comprender y tener presente como padre es que los hábitos de comportamiento no se forman necesariamente de la noche a la mañana. Es muy importante motivar los pequeños avances y mejorías de su hijo(a), ya que ellos conforman los grandes logros. 

 


 

4ª SECCIÓN 

¿CÓMO FAVORECER QUE MI HIJO(A) HAGA SU TAREA?

        En esta última sección del manual se presenta una guía para darle una idea de cómo puede lograr apoyar a su hijo(a) para que haga su tarea. Así mismo se abordan algunos conceptos que fueron revisados en las secciones anteriores  con la finalidad de que usted los lleve a la práctica cuando apoye a su hijo(a) al momento en que haga su tarea. 

        Por otra parte, es importante reconocerle a usted, su actitud de interés que presenta para apoyar a su hijo(a). La investigación señala que tanto el tiempo en que su hijo(a) dedica a hacer su tarea, así como el interés y apoyo que brinda usted como padre en regular las actividades escolares y extraescolares, influyen sobre el rendimiento escolar de su hijo(a). Sin embargo, es necesario considerar que las tareas muchas veces se han convertido en un problema con el que tiene que lidiar, dado que en varias ocasiones a usted tiene dificultad para lograr que su hijo(a) se siente a hacer la tarea.  Por lo tanto, piense que es bien cierto que como padre tiene una fuerte influencia en la realización de la tarea. Su influencia será positiva si va dirigida hacia el manejo de acuerdos de lugar y horario y situación apropiada para hacer las tareas y si fomenta la motivación de su hijo(a) cuando hace su tarea.

        En primer lugar, recuerde y reflexione sobre la sección de “Educar Positivamente”, ya que para lograr involucrar y motivar a  su hijo(a) para que haga su tarea, es necesario que usted adquiera y practique conductas, tales como:

  • Saber identificar y descubrir lo positivo cuando trabaja en sus tareas.
  • Acordar reglas claras para hacer la tarea, como horarios, tiempo, evitar distraerlo, etc.
  • Las reglas se aplican; hay congruencia entre lo que se dice y hace. Por ejemplo, aún cuando usted necesite algo de la tienda, si acordó no distraer a su hijo(a) cuando trabaja en la tarea no le pedirá que suspenda ésta para mandarle.
  • Existe congruencia entre valores, reglas y acciones. Si acordaron la regla de un horario especifico no debe cambiar éste debido a que necesita usted salir por ejemplo de compras y le pide que suspenda su tarea para que le acompañe.
  • Se respetan los derechos humanos básicos en la familia. Por ejemplo: respetarle, no usar adjetivos calificativos para dirigirse a su hijo(a), como “burro” “tonto”, etc., aun cuando se presenten situaciones difíciles como materias reprobadas o llamadas de atención en la escuela debido a ciertos comportamientos.
  • La comunicación favorece el respeto a los derechos de los miembros de la familia, al presentarse problemas se buscan soluciones en lugar de presentar conductas verbales y agresivas entre los miembros.
  • Existe acuerdo entre el padre y la madre para actuar de la misma manera ante los mismos hechos.
  • Las metas que se pretenden alcanzar para el desarrollo de sus hijo(a)s son próximas. 

        A continuación se presentan las acciones que le van a permitir tener un manejo más adecuado del comportamiento de su hijo(a) en tres momentos: al inicio de la tarea, durante y al final.

1.    Favorecer que su hijo(a) se siente a realizar la actividad.

2.    Promover que su hijo(a) se mantenga realizando la actividad.

3.    Ayudar a organizar la tarea por medio del establecimiento de metas.

4.    Supervisar la actividad.

Actividad:

Escriba y reflexione sobre las conductas regulares que promueven una “Educación Afectiva” a su hijo(a).

 

        La autora Isabel Moratilla investigó que formas de relacionarnos con nuestros hijo(a)s favorecen el interés por iniciar y terminar la tarea.

Es fundamental que usted sepa cuales son las dificultades a las que se enfrentan al hacer  la tarea tanto los estudiantes regulares, como aquellos que presentan problemas de aprendizaje:

 

  1. No se pueden concentrar en la tarea y les toma tiempo poner atención y terminarla.
  2. De todas las tareas asignadas, no saben cuál realizar primero.
  3. No saben calcular el tiempo que requieren.
  4. No tienen una estrategia que les permita organizar las actividades en pequeñas unidades.
  5. Olvidan llevar los materiales a casa.
  6. No programan las actividades. 

Actividad para padres

A continuación reflexione sobre que dificultades presenta su hijo(a) al realizar su tarea.


¿Cómo puede hacerle para involucrar a su hijo(a) a hacer la tarea?

 

        Inicie trabajando en el cómo puede hacerle para lograr manejar de manera positiva la  conducta de su hijo(a) para que comience a hacer su tarea.

         1.  Favorecer la conducta para que su hijo(a) se siente a realizar la actividad.

        Organizar el medio ambiente.

        Ubiquen usted y su hijo(a) el lugar donde hará su tarea. Con la finalidad de guiar a su hijo(a) para que haga su tarea, primeramente tienen que considerar el espacio y lugar donde éste hará su tarea. Es necesario que se comunique de manera clara y precisa con su hijo(a),  preguntándole ¿cuál es el mejor lugar que le ayuda a concentrarse para hacer la tarea? Permítale que el escoja un buen lugar, esto depende en gran parte de su elección. Recuerde que la zona de estudio no tiene que ser demasiado especial. Un escritorio en el cuarto sería bueno pero para muchos niños, la mesa de la cocina o una esquinita en la sala funcionan perfectamente bien. Lo importante, es que el lugar donde su hijo(a) realice la tarea tenga suficiente iluminación y sea el de menor distracción.

PERSPECTIVA DE LOS ALUMNOS(AS) DEL PAES

Algunos alumnos(as) del programa PAES tienen como su lugar preferido para hacer su tarea: la mesa, el escritorio, la computadora, la sala, su cuarto, ya que según su opinión la mayoría lo consideran el lugar más cómodo, otros porque pueden escuchar música (de fondo) y otros opinan que les ayuda a concentrarse mejor para realizar la actividad.  

Establecer un horario para hacer la tarea. Platique con su hijo(a) sobre el horario en el que él prefiere para hacer su tarea y lleguen a acuerdos, analicen porque es el más conveniente. Finalmente propóngale colocar en un lugar el horario para que los dos lo puedan consultar fácilmente.

 

PERSPECTIVA DE LOS ALUMNOS(AS) DEL PAES

Los alumnos(as) del PAES sugieren para hacer la tarea, los siguientes horarios:

Los alumnos(as) que acuden por la mañana  a la escuela opinan que prefieren hacer su tarea: al terminar de comer, al llegar de la escuela, en cuanto a las tareas del día viernes prefieren hacerlas el fin de semana, sus razones son porque tienen más tiempo y están más descansados.

Los alumnos(as) que acuden por la tarde a la escuela opinan que prefieren hacer su tarea: temprano en cuanto se levantan, iniciar con la tarea por las noches cuando es mucha y por la mañana si es poca, las razones que dan son porque están más descansados, se concentran mejor por la mañana y tienen más tiempo. 

Tenga materiales a la mano e identifique los recursos necesarios.

        Antes de que su hijo(a) inicie con su tarea,  pregúntele ¿Tienes todo lo que necesitas para hacer está tarea?,  en caso que le falte algo promueva que lo consiga. Tengan materiales escolares como lápices, plumas, goma, diccionario a la mano, etc. Otros materiales que pueden ser útiles incluyen: una engrapadora, mapas, una calculadora, un sacapuntas, cinta adhesiva, pegamento, tijeras, una regla, tarjetas, un diccionario de sinónimos y enciclopedia. Si es posible, mantenga todos los materiales para su hijo(a) en un solo lugar. Si usted no tiene algún material puede pedirlos prestados a algún pariente. Para obtener libros y otros materiales de consulta, por ejemplo, guías sobre sitios en el Internet que sean recomendables. 

Actividad:

Una vez que usted y su hijo(a) hayan platicado y negociado acerca del lugar, la hora, los materiales que necesita y el tiempo que empleará para realizar su tarea, escriban sus acuerdos.

 

 
        2.  Promover la conducta para que su hijo(a) se mantenga realizando la actividad.

 

Elimine las distracciones.

Evite distraer a su hijo(a). Tal vez cómo padre ha pedido a su hijo(a) que vaya a la tienda, a las tortillas, o algún otro mandado, haciéndolo cuando está realizando su tarea. Debe considerar dicha situación ya que, recuerde que a su hijo(a) le cuesta trabajo involucrarse al hacer la tarea y si lo interrumpe cuando el esta concentrado, en lugar de ayudarle lo está perjudicando, ya que le costará más trabajo reiniciar la actividad.

Supervise el uso de la TV y los juegos electrónicos. Establezca acuerdos con su hijo(a) sobre  cuántos y qué programas de TV le conviene ver, así como el uso de juegos electrónicos. Esto le permitirá contar con el tiempo necesario para hacer su tarea.

También considere que algunos niños pueden trabajar muy bien con un poco de música de fondo, pero los ruidos fuertes del radio, de los CDs o del televisor, nunca son favorables.

Si usted vive en una casa pequeña o su familia es bastante bulliciosa, trate de conseguir que todos los miembros de la familia participen en una actividad tranquila durante la hora de estudio. 

PERSPECTIVA DE LOS ALUMNOS(AS) DEL PAES

Los alumnos(as) del PAES describen algunas actividades y/o personas que les distraen fácilmente cuando hacen su tarea.

Actividades:

-          Escuchar el radio (música)

-          La televisión

-          El ruido

-          El fútbol

-          El juego

-          Cualquier cosa

-          Pensar en lo que voy a hacer cuando acabe

-          Mandarme a la tienda

Personas:

-          Los amigos

-          Los sobrinos

-          Los hermanos

-          Escuchar a alguien jugando en la calle

-          Escuchar a alguien platicar

 

 

PERSPECTIVA DE LOS ALUMNOS(AS) DEL PAES

Los alumnos(as) del PAES describen lo que ellos hacen para evitar distraerse cuando hacen la tarea.

-          No prendo la tele

-          Apago todo o estar en silencio

-          No hacer caso, al menos que sea un adulto

-          Escuchar música

-          Que no haya nadie alrededor mío

-          No volteo y ya

-          Cierro la puerta y ventanas

-          No pongo nada de cosas en la mesa

-          No estarme parando (por agua, etc.)

-          Trato de concentrarme

  

Actividad:

Reflexione y escriba sobre lo que puede hacer para evitar distraer a su hijo(a) al momento que haga su tarea y  llévelo a la práctica.

 


 
        3.  Ayude a planear y organizar la tarea por medio del establecimiento de metas y, así mismo promueva la motivación para que su hijo(a) se mantenga realizando la actividad.

Situación para planear y organizar la tarea.

a) Si su hijo(a) trae su tarea anotada.  Si es el caso de que su hijo(a) anotó y sabe cuales son sus tareas, entonces  usted puede ayudarle a organizar todas sus tareas, anotando en una hoja cual tarea tiene que entregar en primer lugar, en segundo, en tercero y así sucesivamente. Esto le permitirá a su hijo(a) acostumbrarse a seguir un plan y a tener presente qué tarea o trabajos puede hacer primero  y cuáles puede dejar para después debido a que tiene más tiempo para realizarlas. 

b) Si su hijo(a) no trae su tarea anotada. Si éste es el caso, entonces converse con su hijo(a) del por qué no anota la tarea. Es importante saber la razón por la cual no anota la tarea para que encuentre una solución viable. Algunos alumnos(as) no les da tiempo anotarla porque al copiar la tarea lo hacen muy lentamente y el profesor borra el pizarrón antes de que ellos hayan terminado de copiarla; otros consideran que la pueden recordar sin anotarla, en tal caso hágale ver que esto no le está funcionando y que dé propuestas, por ejemplo:

a)     Ocupar un cuaderno pequeño para anotar sus tareas.

b)     Utilizar post-it y pegarlos en la pasta de su cuaderno.

c)     Llamarle por teléfono a algún compañero para que le informe cuál es la tarea.

d)     Ir a preguntar a algún compañero que viva cerca de su casa.

 

Establecimiento de metas.

Una vez que ya planearon y organizaron la tarea que su hijo(a) va a hacer primero, ayúdele a que se plantee una meta, es decir lo que quiere lograr hacer durante cierto tiempo, por ejemplo: “voy a hacer las 5 divisiones en media hora”,  de esta manera cuando transcurra   ese   tiempo   y   haya   logrado   terminar   las   cinco divisiones, el se sentirá contento porque logró su meta. Al plantearle metas es importante platicar con el sobre la utilidad de lo que va a hacer para que este más motivado. Recuerde que las metas sean próximas, específicas y desafiantes para su hijo(a), ya que esto permitirá que las concluya y por ende se sentirá capaz.

 


PROMOVIENDO Y REGULANDO LOS ESTADOS DE ÁNIMO DE SU HIJO(A)

Si su hijo(a) demuestra señas de frustración, permita que se tome un descanso. Anímelo y hágale saber que usted tiene plena confianza en su capacidad de completar su trabajo, a través de  palabras como, por ejemplo: “tú puedes  hacerlo”.

 

Apoyar

¿Necesita su hijo(a) ayuda para entender como hacer la tarea?

        Al conversar sobre la tarea puede surgir que su hijo(a) no sabe cómo hacer su tarea, pida que le explique  lo que ha entendido y parta de esa información para explicarle en caso de que usted entienda el tema; de lo contrario, si usted no maneja el tema  propóngale llamar a algún familiar o conocido que les pueda apoyar con la actividad.

 

 


OFREZCA BUEN APOYO

La regla básica es “No le haga la tarea a su hijo(a). Esta no es su tarea, sino de él.

Dividir la tarea en unidades más pequeñas.

        Otra situación que se puede presentar es que su hijo(a) tenga dificultad para organizar la actividad en unidades más pequeñas. Suponga que su hijo(a) tiene que aprenderse una poesía de 9 párrafos para el día siguiente, e intenta aprendérsela repasándola toda. En este caso puede usted proponerle que estudie y repase el primer párrafo en 10 minutos o hasta que lo aprenda, y que continué con el siguiente párrafo y así sucesivamente hasta terminar de aprenderla.

        Recuerde que todos los intentos que hace su hijo(a) al repasar y aprenderse una palabra, o un renglón de la poesía, aún cuando sea un mínimo esfuerzo para involucrarse en esto, es necesario que usted le reconozca su esfuerzo mediante un elogio.

 RECONOCER LOS PEQUEÑOS AVANCES

Las personas de todas las edades responden muy bien a los elogios sobretodo a los de tipo descriptivo, ya que éstos les otorgan información sobre sus conductas o acciones que son las pertinentes. Asimismo, su hijo(a) necesita palabras de aliento de las personas cuyas opiniones cuentan más, sus familias. “¡Buen esfuerzo para entender tu tarea!” o “Haz hecho muy buen trabajo: está limpio, claro y presentable”, son palabras que le rendirán muy buenos resultados para motivar a su hijo(a) a continuar haciendo sus trabajos escolares.

PERSPECTIVA DE LOS ALUMNOS(AS) DEL PAES

Los alumnos(as) del PAES mencionan cuales son sus estrategias que usan cuando tienen alguna dificultad al hacer su tarea en casa.

- No hago la tarea o le pido ayuda a un compañero para que me explique

-          Les pregunto a mis papás

-          Busco y pregunto sobre mi duda

-          Pido ayuda a mi tutor

-          Pido ayuda a mi hermano

-          Pregunto a mis tíos

-          Nada

-          Consulto libros

-          La dejo pendiente y luego la resuelvo

 

Actividad:

Describa cuál es la estrategia que emplea su hijo(a) cuando tiene alguna dificultad con su tarea.

 


 

Supervisar la tarea

 

        En cuanto a la supervisión de la tarea es importante que usted considere, las siguientes sugerencias:

 

  1. Infórmese acerca de los reglas sobre la tarea de cada materia ¿cómo? Platicando con su hijo(a) acerca de cada materia, de su profesor y de los aspectos que le evaluarán.
  2. Durante la realización de la tarea, usted concrétese a ver si su hijo(a) hace su tarea y sólo brinde apoyo si se lo solicita. Recuerde  que es sumamente importante reconocerle sus fortalezas y sus pequeños avances.
  3. Una vez que su hijo(a) terminó su tarea, promueva que su hijo(a) revise su tarea, y finalmente usted revísela, cabe señalar no importa si la letra está bonita, deje al profesor la responsabilidad de revisar la presentación.
 

PERSPECTIVA DE LOS ALUMNOS(AS) DEL PAES

Los alumnos(as) del PAES plantean lo que les gustaría y lo que no les gustaría que hicieran sus papás cuando están haciendo ellos su tarea.

Lo que les gustaría que hagan sus papás:

-          Que al finalizar la tarea me la revisen, para que me digan en qué me equivoqué

-          Ayudarme a hacer la tarea

-          Que a veces se sentaran más conmigo

-          Que se salgan a platicar con mi abuelita

-          Que estén conmigo para que me vean y en donde no le entiendo me expliquen

-          Nada

-          Que me dejaran sola

-          Que vean la tele

-          Que estén callados

-          Que me pregunten que tarea estoy haciendo y que me pregunten si le entiendo

-          Que estén durmiendo

-          Que me feliciten “de perdis”

 

PERSPECTIVA DE LOS ALUMNOS(AS) DEL PAES

Lo que les gustaría que no hagan sus papás mientras hacen su tarea:

-          Que me estén distrayendo

-          Estarme interrumpiendo

-          Ponerme a hacer otra cosa

-          Molestarme

-          Que no me manden a mandados

-          Ruido

-          Que estén platicando

-          Que estuvieran conmigo

-          Que me empiecen a regañar

-          Que me hagan mi tarea porque en una ocasión me reprobaron

-          Que estén jugando

-          Dejarme solo

-          Que me ayudaran

-          Que estén despiertos

-          Que me apuren

 

 

 

Actividad:

Reflexione y escriba qué hace usted mientras su hijo(a) hace su tarea y lo que va a hacer.

 


 

Algunas otras sugerencias con respecto a otras actividades escolares.

 

Fomente los buenos hábitos de estudio

Para desarrollar buenos hábitos de estudio se sugiere de tiempo y práctica. Para reforzar los buenos hábitos en casa, usted puede:

·         Ayudarle a comenzar una monografía, un trabajo de investigación o algún otro trabajo grande.

·         Darle exámenes de práctica.

·         Algo muy motivante es platicar sobre el tema, lo que sabe (antes de empezar), al final lo que aprendió, su opinión del tema y la utilidad.

 
 

Bibliografía


 
Adelman, H. (1994). Learning disabilities. On interpreting research translations. En Jordan, N. y Goldsmitith, J. (Eds) Learning disabilities: New directions for assessment and intervention. (p. 1-19) Boston:Allyn and Bacon
 
Aguilar, K. E. (1988). Padres Positivos. México: Pax México, 5ª Reimpresión.

Cataldo, Ch. (1991). Aprendiendo a ser padres. Aprendizaje VISOR. Traducción Genís Sánchez Barberán.

Moratilla, M. (2002). Análisis de la interacción madre-hijo(a) en la realización de la tarea escolar. Tesis de Maestría. Universidad Nacional Autónoma de México.

Papalia D. Wendkos, S. (1988). Psicología: McGraw-Hill, 1ª Edición.

Papalia, D. Wendkos, S. (2001). Psicología del desarrollo: De la infancia a la adolescencia. México: McGraw-Hill, 8ª Edición.

Webster-Stratton, C., Herbert, M. (1993) What really happens in parent training?. Behavior Modification, Vol. 17 No. 4, 407-456
Mostrar el formulario de comentarios